» » » Senderismo Urbano

Senderismo Urbano

publicado en: En Zaragoza, Montaña, Senderismo | 1

En tiempos de desconfinamiento

Fecha de la actividad: lunes, 18 de mayo de 2020

Lugar de salida: Pasarela del Voluntariado

Desnivel positivo acumulado: 86 metros

Distancia y tiempo empleado: 17,8 km en 2h50′

Archivo GPS (con el recorrido, click para descargar): TrackGPS

Visita otras rutas

La Ruta

Llevamos más de dos meses «encerrados» en casa, desde hace unas semanas podemos salir a dar un paseo con los niños o a hacer algo de deporte en «semi-libertad».

Me planteo salir a las 20:00 horas e intentar recorrer toda la ribera del Ebro que queda dentro del ámbito de la ciudad de Zaragoza. Lo he hecho varias veces en bicicleta, pero nunca andando a buen ritmo.

Es un recorrido muy interesante, parece mentira que en una ciudad como Zaragoza se puedan caminar cerca de 20 kilómetros sin repetir ni un solo metro y teniendo que cruzar tan solo un semáforo.

Ya en la ribera del Ebro, comienzo el recorrido en la esquina del campo de fútbol del C.D. Ebro. Cojo dirección aguas arriba, paso junto a la Pasarela del Voluntariado y continuo por el cómodo andador peatonal hacia el Pabellón Puente, paso bajo él y enseguida me planto bajo el puente del Tercer Milenio.

Gente, muchísima, quizá demasiada para ir tranquilo dadas las circunstancia coronavíricas actuales, pero son poco más de las 20 horas y ha salido todo el mundo en estampida.

Sigo, ya junto al carril bici que bordea todo el meandro frente a la Expo2008, por la cómoda pista de tierra. En poco rato alcanzo la puerta del Parque Deportivo Ebro, parece que este es un punto donde mucha gente decide volver, no obstante no se nota que baje la cantidad de gente, pues ya confluye la gente que hace el recorrido en la otra dirección.

La tarde es estupenda, no hace calor y se puede caminar rápido sin sudar demasiado.

Al poco dejamos atrás el murete que cierra la finca del Parque Deportivo Ebro, la pista continúa por una zona donde no se ven edificaciones y que hace pensar que la ciudad queda más lejos de lo que realmente está.

Enseguida completo los primeros 5 kilómetros de andada, justo antes de cruzar el b por la pasarela que hicieron junto al Puente de la Ronda Norte, ya al otro lado decido alargar un poco el recorrido pasando por el Parque de la Expo, al poco de entrar en el parque decido alargarlo todavía un poco más bajando a la zona del soto fluvial, un sendero lo recorre dejando que olvides el entorno urbano en el que nos encontramos.

En un desvío a la derecha, giro en dirección al río. Esta zona es fantástica, la he recorrido en numerosas ocasiones, tanto corriendo, como en bici y siempre es muy estupendo.

Termina el soto y continuo el camino por un agradable sendero, algo invadido por la maleza de esta lluviosa primavera.

Hace un buen rato que no me cruzo a nadie, y se agradece poder quitarse la mascarilla un rato. Salgo a la pista principal del parque y prosigo para pasar, primero bajo el Puente del Tercer Milenio y justo a continuación bajo el Pabellón Puente. En la zona de la Expo, voy por el pequeño bosquete de tamarices que confluye bajo el graderío del Frente Fluvial, ya muy cerca de la Pasarela del Voluntariado. En esta zona se cumple el kilómetro 10 de mi particular recorrido senderista.

Continúo por abajo, siempre intentando ir por el camino más pegado al río, así paso bajo el Puente de La Almozara y continúo por el lateral del Centro Natación Helios hasta el Puente de Santiago. Poco a poco se ha ido haciendo de noche, y tras recorrer la Arboleda de Macanaz, llego bajo las arcadas del Puente de Piedra, donde aprovecho para hacer la foto de uno de mis rincones favoritos de la ciudad.

Sin detenerme demasiado, pues veo que se me echa el tiempo encima, prosigo hacia el Puente de Hierro, paso bajo el Puente de las Fuentes y tras pasar junto al Puerto Fluvial me encamino hacia el Azud, hago cuentas y veo que no me da tiempo a cruzar el río pasando por el Puente del Tercer Cinturón, así que cruzaré por la Pasarela del Azud y ya por la otra orilla regresar al punto de partida.

Paso de nuevo bajo el Puente de las Fuentes y subo a la Pasarela que pasa sobre la desembocadura del Huerva. En la bajada de la pasarela se cumple el kilómetro 15, mi itinerario continúa por el parque de la ribera, cuando voy a llegar el Puente de Hierro, aunque la noche es ya oscura, bajo por el camino que pasa bajo los Puentes de Hierro y de Piedra, si al comienzo de la caminata había mogollón de gente, ahora no veo a nadie, da cierto respeto caminar por aquí a estas horas. Tras pasar bajo el Puente de Piedra, subo a la calle por las escaleras del Club Naútico.

Cuando llego al Puente de Santiago, cruzo el único semáforo de toda la ruta.

Al poco en el parque que se encuentra frente al Convento de Las Fecetas (ahora biblioteca, por cierto recomiendo su visita), vuelvo a bajar a la orilla del Ebro, y tras pasar bajo el Puente de La Almozara llego al punto de partida. Falta un par de minutos para las 23 horas, ¡¡el tiempo justo para llegar a casa!!

Galería de fotos

  1. Eduardo Pardo
    | Responder

    Hola Ángel.

    Yo al vivir en Cuarte lo tengo más fácil lo de salir al monte, en la ciudad es más complicado, aunque la ribera del Ebro siempre es un lugar agradable por el que caminar, eso si, si se puede coger la franja horario de la mañana, mucho mejor, a la gente le cuesta madrugar y por la tarde salen todos en manada.

    De todas formas, si se está federado, ahora si que se nos permite movernos por la provincia, siempre hay alguna cosa cerca de la ciudad e ir alguna zona natural cercana, como la sierra de Algairen.

    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.