» » » » Aguarales de Valpalmas

Aguarales de Valpalmas

publicado en: En Zaragoza, Senderismo | 0

Circular visitando la Cruz Lignea y Las Pilas

Hoy vamos a recorrer un lugar muy visitado de la comarca de las Cinco Villas; los Aguarales de Valdemilaz. Alargaremos realizando una circular para incluir en nuestro itinerario unos curiosos restos arqueológicos, la Cruz Lignea y un antiguo lagar rupestre: las Pilas de Valpalmas.

En realidad son dos recorridos con origen en la localidad de Valpalmas, el sendero de los Aguarales de Valdemiraz está marcado como PR-Z-102, y el Camino de Las Pilas de Valpalmas está balizado con una doble marca blanca. Nosotros hemos aprovechado la visita para hacerlos como una interesante circular.

Fecha de la actividad: sábado, 2 de enero de 2021

Lugar de salida: zona de aparcamiento a la entrada de Valpalmas

Objetivo: Aguarales de Valpamas

Desnivel positivo acumulado: 222 metros

Distancia y tiempo empleado: 19.7 km en 5h15′

Archivo GPS (con el recorrido, click para descargar): TrackGPS

Visita otras rutas

La Ruta

Por la A-125 llegamos a las 9 horas a la localidad cincovillesa de Valpalmas, aparcamos en una campa a la entrada del pueblo, hace frío, -1ºC, pero no hace viento, al sol se está muy bien. Nos terminamos de preparar y comenzamos la ruta.

El sendero (PR-Z-102) balizado con huellas amarillas y blancas, nos lleva a conocer el pueblo de Valpalmas, sus bonitas casas, su iglesia, … , recorremos las calles del pueblo donde vivió unos años Ramón y Cajal y salimos de la localidad en su otro extremo.

Seguiremos las indicaciones del PR-Z-102, aunque pronto vemos un desvío a la Fuente Vieja, que aprovechamos a visitar.

La Fuente Vieja de Valpalmas.

Desandamos este tramo y retomamos el PR, el camino transita aprovechando sendas antiguas y caminos de acceso a los campos de cultivo, perfectamente indicado con hitos de piedra.

Continuaremos ascendiendo levemente hasta alcanzar las ruinas del Corral de Blas, salimos ahora a una pista en buen estado por la que continuaremos algo más de un kilómetro, tomaremos un desvío a una senda a nuestra izquierda indicado por un poste señalizador del PR.

Este tramo discurre horizontalmente por una zona de arbustos y romeros, bordeando la cabecera del Barranco Chucherro que nace en estas laderas. Sigue resultando curioso lo trabajados que están los diferentes hitos que marcan el sendero a seguir.

El sendero está perfectamente indicado con estos trabajados hitos.

Salimos a una nueva pista, por la que se puede llegar en coche a los Aguarales de Valpalmas, continuamos por ella unos 300 metros y alcanzamos los Aguarales.

Las curiosas formaciones de Los Aguarales.

Podemos hacer un par de recorridos, el «interior», descendiendo unas escaleras para visitar las formaciones desde abajo y accediendo a un par de miradores. Y el «exterior» que nos deja apreciar la belleza del lugar desde arriba, llevándonos a un nuevo mirador en uno de los extremos de la zona.

Los Aguarales desde el mirador «exterior»

«Los Aguarales» de Valpalmas o de Valdemilaz son formaciones caprichosas de la naturaleza que originan un paisaje irregular, acarcavado y con numerosos surcos, donde el agua de las precipitaciones ha labrado morfologías curiosas y expresivas sobre el terreno. La litología del sustrato juega un papel fundamental: arenas y arcillas fácilmente erosionables de diversa estructura que, después de fuertes precipitaciones estivales —como son las de este sector de la Depresión del Ebro- se desplazan por gravedad originando diversos hundimientos y colapsos de la superficie del suelo. El resultado es un paisaje de surcos, cárcavas, tollos, pináculos en resalte y hundimientos, curiosas formaciones que ayudan a la diversidad paisajística de la comarca de las Cinco Villas. «Los Aguarales» de Valpalmas constituyen, para los especialistas, un lugar de estudio sobre la evolución morfogenética del relieve del centro de la Depresión del Ebro, y las formas de denudación en un barranco de origen semiárido como es éste. (Fuente: Paseos y excursiones por las Cinco Villas)

Terminamos la visita en el mirador del itinerario «exterior» y seguimos en esa dirección bordeando un campo de cultivo, salimos a una pista y pasado un collado nos desviaremos a nuestra derecha por una pista en peor estado, esta acaba en un campo de cultivo, que rodearemos por su derecha, ahora viene un tramo perdedor, pero que si estamos atentos a los pocos hitos existentes pronto nos sacará a una pista agrícola en perfecto estado. Desde los Aguarales se puede continuar por el PR, pero no supimos ver las marcas, así que seguimos por el track que llevábamos cargado en el GPS.

Tramo donde el sendero casi desaparece.

Una vez en la pista seguimos por ella casi un kilómetro y medio, hasta desviarnos a nuestra derecha por otra pista que nos sacará en la carretera CV-837 que une Valpalmas con Piedratajada.

Caminando por la antigua cabañera.

Seguimos por la carretera en dirección Valpalmas hasta salirnos a nuestra izquierda por una cabañera que nos conducirá a un barranco con vegetación, es el Barranco Chucherro, que hemos conocido en su cabecera, buscamos por donde cruzarlo, seguimos unas huellas probablemente de ganado, que ayudan a bajar al cauce y subir por la ladera opuesta.

Cruzando el Barranco Chucherro.

A lo lejos vemos una cubierta, en el GPS vemos que allí conduce una pista, por la que luego podremos seguir nuestro itinerario hasta la Cruz Lignea y Las Pilas de Valpalmas.

Estructura en ruinas que nos ha servido para orientarnos.

Este tramo desde el barranco a la cubierta (que resulta ser algún tipo de infraestructura agrícola en ruinas) es de nuevo bastante perdedora, pero la ausencia de vegetación y algún resto de pista agrícola no permite alcanzar el punto deseado y continuar nuestro recorrido por la pista (Camino del Pialón a Valpalmas) que veíamos en el GPS.

Llegamos a un cruce, donde vemos ya postes indicadores a Valpalmas y la Cruz Lignea y Las Pilas, a partir de aquí, una doble marca de pintura blanca nos irá guiando en nuestro recorrido y nos terminará llevando de vuelta a Valpalmas.

En el cruce para visitar la Cruz Lignea y Las Pilas de Valpalmas.

El sendero nos lleva primero a la base de un peñasco, en lo alto del cual veremos la Cruz Lignea, una cruz tallada en la roca.

Cruz Lignea

Bajamos de nuevo a la zona de campos agrícolas, las balizas nos llevarán a un nuevo promontorio rocoso, en lo alto del cual veremos Las Pilas de Valpalmas, un antiguo lagar rupestre.

Las Pilas de Valpalmas, un antiguo lagar rupestre.

LAS PILAS O EL LAGAR EN VALPALMAS. La tradición oral, de gran importancia para la localización de este tipo de estructuras, ha definido una roca modificada por el hombre en el pueblo de Valpalmas como «El lagar». Indudablemente, debemos pensar en un uso funcional para pisar la uva y extraer el mosto, por su Parecido con otros elementos de estas características, es decir, una pila amplia y de poca profundidad en la que se depositaba y pisaba la uva, y otra inferior, de menor tamaño y más profunda, comunicada con la anterior a través de un orificio, para recibir el mosto. Este conjunto dispone además de una entalladura por debajo de la segunda pila cuya función parece ser para colocar un recipiente en el que recoger el líquido.
Ahora bien, en este conjunto sorprende una pileta circular de mediano tamaño y profundidad que se talló en el centro de la pisadera, pues retendría en su interior una considerable cantidad de caldo y bagazo, a la vez que sería un inconveniente en el momento del pisado de la uva. Quizás fuera este pocillo el que hiciera dudar a Don Antonio Beltrán, quien documentó esta piedra como un dudoso lugar de culto o ritual en un artículo publicado en el Heraldo de Aragón el día 9 de julio de 2001: «Un guarda aseguraba que allí se manipulaba el vino Tempranillo, otros afirman que servía para preparar aceite de enebro. Ni una ni otra cosa parecen plausibles, pero no tengo idea de lo que pueda ser esta curiosa instalación industrial. Lo estudiaremos. Pero quede dicho que se trata de muestras de actividades artesanas y seguramente rituales, que algo cuentan de tiempos pasados, sin que sepamos cuales, de Valpalmas.» La presencia de algunas cazoletas talladas en un lateral de la roca me hace suponer que la pileta central de la pisadera fue excavada posteriormente para el alojamiento de una prensa, de tal modo que, a la vez que se pisaran los racimos de uva, se iría llenando la prensa con el bagazo resultante para extraer de él el mosto que todavía quedara. Todo el caldo obtenido se recogería en el laco. (Fuente: Lagares rupestres aportaciones para su investigación, Autores: Margarita Contreras Villaseñor, Luis Vicente Elías Pastor)

Retomamos nuestra ruta siguiendo las dobles señales blancas, cruzamos un poco marcado barranco y ascendemos por una pista hasta llegar un cruce marcado con un poste indicador, tomamos la dirección de Valpalmas, tras pasar junto a unos corrales abandonados llegamos a un nuevo cruce (la vista a la Cruz Lignea y Las Pilas se puede hacer de forma circular desde este cruce) en el cual continuaremos rectos.

En la pista, con Valpalmas al fondo.

Llevamos un rato ascendiendo, alcanzamos el punto más elevado y ya podemos ver a los lejos Valpalmas donde terminaremos esta interesante ruta por las Cinco Villas.

Galería de fotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.