» » » Puy Moné desde el Pozo Pígalo

Puy Moné desde el Pozo Pígalo

publicado en: En Zaragoza, Montaña, Senderismo | 2

Descubriendo el Prepirineo zaragozano

Estamos acabando la fase dos del desconfinamiento, hoy hemos planteado una ruta circular dentro de la provincia de Zaragoza, que partiendo del aparcamiento del Pozo Pígalo suba al pico de Puy Moné.

En esta fase no se puede salir de la provincia, esta parte nos resulta fácil y, la verdad nos ayuda a descubrir rincones como este. Pero todavía se mantienen las franjas horarias reservadas a los mayores de 70 años, personalmente esta limitación es la que me ha resultado más complicada a la hora de adaptar las actividades a este horario.

Fecha de la actividad: sábado, 6 de junio de 2020

Lugar de salida: aparcamiento junto al Pozo Pígalo (Luesia)

Desnivel positivo acumulado: 635 metros

Distancia y tiempo empleado: 11 km en 4h

Archivo GPS (con el recorrido, click para descargar): TrackGPS

Visita otras rutas

La Ruta

Ni cortos, ni perezosos, quedamos mucho antes que cuando subimos al Pirineo, tenemos que llegar hasta Luesia, en las Cinco Villas y pasado el pueblo, continuar durante cerca de 9 kilómetros por la pista que sube al Pozo Pígalo. En total son 1h40′ de coche, pero nos mereció la pena, el recorrido es fantástico.

Aparcamos y, lo primero que vemos es que el Pozo Pígalo está cerrado por una cinta, en ella leemos que no se puede uno bañar y tampoco pasar a visitarlo. No hay nadie, no conozco la poza de la que hablan maravillas y … …. seguimos, o más bien comenzamos la ruta, bajamos un centenar de metros por la pista que hemos subido en coche, y nos desviamos a nuestra derecha para bajar hacia el cauce del río Arba de Luesia, llegamos a un paso hormigonado para coches, pero que en un lateral tiene unos resaltes para que los paseantes pasen sin mojarse.

Una vez al otro lado, la pista va ascendiendo, enseguida nos desviamos a nuestra izquierda y pronto tomaremos un sendero que sube a una pradera con una pequeña caseta de piedra.

Una vez en la pradera, hay que salir de la pista a la izquierda y, dirigirse hacia el bosque, hay que estar muy atento para coger el camino que, desde un principio, ascenderá muy fuerte por el bosque, se trata de un bosque mixto en el que veremos sobre todo pino pero que también hay robles, acebos, incluso alguna haya.

Ganamos altura rápidamente por cortas lazadas, barajemos hasta el collado en el confluye el camino que viene del Puente Celestino.

Una vez en este collado poco perceptible porque está rodeado del bosque, descenderemos un centenar de metros por un bonito hayedo.

Este hayedo termina en el Barranco de las Raíces, desde el barranco subimos un poquito y ganamos una pista que termina aquí y cogemos un sendero que marca Loma Josepín.

Al principio sube fuertemente, luego la pendiente se modera hasta que alcanzamos el comienzo de la loma se trata de una loma de conglomerado que comienza suave.

El itinerario continúa recorriendo toda esta loma de conglomerado, algo aérea, qué poco a poco va ganando pendiente.

No hay ningún punto de especial dificultad si bien en un par de ellos hay que ayudarse de las manos.

Ganamos altura poco a poco hasta que salimos a la loma, ya muy cerca del Puy Moné. Solo nos resta seguir la pista hasta la caseta de vigilancia forestal.

Las vistas desde la cima del Puy Moné (1303 m) son de primer orden podemos ver en primer plano el pico Santo Domingo la cota más elevada de la zona y detrás de él vemos muchos de los picos más emblemáticos del Pirineo Anie, Bisaurín, Midi d’Ossau, etcétera.

Tras las fotos de rigor y sin mucho tiempo que perder continuaremos con la circular.

Descenderemos de nuevo a la pista y remontaremos por la pradera al cercano Pico Cabo de la Bal (1313 m). Este pico resulta ser más elevado que el Puy Moné unos 10 metros más alto pero el que tiene más nombre que esta zona es precisamente del que venimos.

Continuamos, descendemos hasta el siguiente collado y, desde aquí, nos acercaremos a la siguiente cima que parece que tiene una mesa interpretación. Justo antes de empezar a subir me encuentro con Fran y María ¡qué sorpresa! Ellos tienen una casita en Biel.

Hablamos un buen rato, ellos continúan hacia Puy Moné, y nosotros después de subir a ver el mirador comenzaremos nuestro descenso. Volvemos al collado anterior y tomamos la senda botánica, de vez en cuando vemos algún cartel que nos llama la atención sobre algunas de las especies de árboles que vemos.

Estamos en una loma también de conglomerado como la anterior si bien está más recubierta de vegetación, a ratos nos metemos en el bosque, un bonito bosque mixto donde las hayas casi son predominantes.

Nos acercamos todavía más a la loma de conglomerado y caminaremos ahora por el conocido como Mal Paso, incluso vemos un corto tramo del camino que se ha tallado a pico para facilitar el paso.

Alcanzaremos el Collado de Erica La Fosa, si tomásemos el desvío de la derecha iríamos hacia Biel, nosotros tomamos el desvío de nuestra izquierda que marca Pozo Pígalo. Continuamos ahora por un bonito hayedo que nos dejará en una pista, que recorreremos un poco y nos llevará hasta la pradera del Corral de Las Casas.


Dejamos la pista y nos desviamos a nuestra derecha, tras el corral tomaremos la GR-1 que no dejaremos hasta Pozo Pígalo. El final de nuestro recorrido continúa por este bonito bosque que nos ha acompañado casi durante toda la circular, es lo que más me ha sorprendido, la gran masa forestal y el excelente estado en el que se encuentra.

Ya casi al final, salimos a la pista, que tras una lazada nos dejará sobre un puente que atraviesa el Arba de Luesia y en un par de minutos llegamos al coche.

En el aparcamiento sigue solitario el coche de Félix, excepto en la zona cumbrera no hemos visto a casi nadie. Es una pena no poder acercarnos a ver el Pozo Pígalo, una auténtica joya.

Galería de fotos

2 Responses

  1. Eduardo Pardo
    | Responder

    Hola Ángel.

    Justo este recorrido, lo hice el otoño pasado. La zona es espectacular!, la primera vez que se va sorprende el lugar, lo bonito y poco conocido que es.

    Yo las cuatro o cinco veces que he estado, no me he cruzado con nadie, en cuanto me recupere de la rodilla quiero subir al Puy Mone con la BTT.

    Un saludo

    • angel
      | Responder

      Si, es una zona sorprendente. Para repetir sin duda.
      Ya estuvimos en el Pico Santo Domingo y también nos gustó mucho.
      Espero que tu rodilla te deje patear pronto.
      Este verano habrá que quedar por Soria a hacer una buena ruta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.