» » » » Bosque de Secuoyas del Monte Cabezón

Bosque de Secuoyas del Monte Cabezón

publicado en: Montaña con peques, Senderismo | 0

Un bosque a conocer

Estamos en Cantabria pasando unos días de vacaciones, unos amigos nos han indicado varios sitios que no debemos perdernos, en la lista hay uno que me llama poderosamente la atención, el bosque de secuoyas del Monte Cabezón.

Pequeño aparcamiento en la CA-135, para unos 8-10 coches.

Venimos por la A8, en la salida 249 nos desviamos por la CA-135 en dirección a Comillas, al momento a nuestra izquierda, vemos el pequeño aparcamiento para no más de una decena de coches de la entrada principal. Lo pasamos casi sin darnos cuenta, lo que si que vemos es que está a tope.

Seguimos unos cientos de metros y en la primera rotonda vamos a dar la vuelta para intentar volver y buscar un hueco. No es necesario, al otro lado de la rotonda sale un pequeño ramal que han habilitado como aparcamiento secundario. Fue casi un acierto, porque allí mismo vimos en un panel informativo que podíamos ampliar nuestra visita recorriendo otros itinerarios antes de desembocar en el bosque de secuoyas.

Fecha de la actividad: martes, 1 de septiembre de 2020

Lugar de salida: Aparcamiento pasada la entrada principal

Objetivo: Bosque de Secuoyas del Monte Cabezón

Desnivel positivo acumulado: 100 metros

Distancia y tiempo empleado: 3 km en 1 hora

Archivo GPS (con el recorrido, click para descargar): TrackGPS

Visita otras rutas

El bosque de secuoyas más grande de Europa

Este bello bosque tiene su origen en la conocida como autarquía española. La política franquista obliga a reducir al mínimo las importaciones y se decidió experimentar con diferentes especies forestales que debían cumplir unas condiciones; velocidad de crecimiento y longevidad.

En el Monte de Las Navas de Cabezón de la Sal, en los años 40, se plantaron diferentes zonas con roble americano, castaño japonés, eucalipto (eucalyptus globulus), abeto de Douglas, pino (pinus radiata) y secuoyas rojas o costeras, estas últimas son las de crecimiento más rápido, llegando hasta casi los 2 metros/año al principio de su vida, dando lugar a este estupendo bosquete de algo más de 2 hectáreas y donde todavía quedan cerca de 800 secuoyas.

Por suerte para este bosque y, para todos nosotros, para cuando las secuoyas crecieron y alcanzaron un tamaño comercial, el contexto político había cambiado y la industria de la madera ya no necesitó de su tala. Ya en el 2003 se declaró «Monumento Natural de las Sequoias del Monte Cabezón» de Cantabria.

La Ruta

Aparcamos en uno de los pocos huecos que quedan y en un panel informativo miramos cual puede ser nuestro recorrido de hoy por la tarde.

Al final, en lugar de ir por el andador peatonal al aparcamiento principal y hacer la visita desde allí, decidimos dar un pequeño rodeo por algún otro de los itinerarios que tienen balizados, fue un acierto, ya que descubrimos que no solo plantaron secuoyas, sino también existe una pequeña masa forestal de roble americano otra de eucalipto, de castaño y de abetos.

Señalética del parque.

Nosotros combinamos parte del itinerario del bosque de eucalipto (rojo), para más adelante tomar el desvío hacia el itinerario de bosquete de castaño (naranja), tras unos pocos metros desviarnos para recorrer todo el itinerario del bosque de roble americano (gris) y así entrar desde el itinerario de La Tejera (azul) a la parte baja del secuoyar, que es precisamente donde están los ejemplares más grandes que no todo el mundo visita.

Recorriendo un tramo de la senda del castaño.
Dentro del bosque de secuoyas.
¡Hay ejemplares enormes!
Brote de secuoya.

Galería de fotos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.