» » » Pico Neveras – Pico deras Neberas, circular

Pico Neveras – Pico deras Neberas, circular

Publicado en: Montaña | 0

Fecha de la actividad: domingo, 5 de octubre de 2014

Lugar de salida: Casa de Piedra (Balneario de Panticosa)

Objetivo: Pico deras Neberas

Desnivel positivo acumulado: 1737 metros

Distancia y tiempo empleado: 22,7 km en 1h50′ al refugio y 10h el día de cima (incluidos descansos)

Archivo GPS (con el recorrido, click para descargar): TrackGPS

La Ruta

Este verano cuando realizamos el Tour du Vignemale (click para ver la actividad), la idea inicial del primer día, nos llevaba a pasar por el Collado de Letrero y una vez allí decidir si subíamos al Pico de Las Neveras. Al final, cuando ya habíamos alcanzado el Ibón de Neveras o de Letrero (2380 m.), vimos un nevero que bajaba del Collado de Letrero y nos daba malas vibraciones, así que nos dimos la vuelta, buscando una travesía horizontal para al final, coincidir con la GR11 y primero por el Puerto Biello, bajando hasta la tubería y por ella hasta el Refugio de los Ibones de Bachimaña (leer más).

Como el Pico de Las Neveras, nos quedó pendiente, retomamos la idea de su ascensión. Pensamos en tomárnoslo con tranquilidad, así que decidimos dividir la ruta en dos jornadas, yendo a dormir al Refugio de los Ibones de Bachimaña.

A mitad de semana, la predicción meteorológica era regular tirando a mala. Dudamos si probar fortuna o quedarnos en Zaragoza, al final las ganas nos pueden y decidimos ir a dormir al Refugio y ver como amanece el domingo. Tanto dudamos que, al final, llamamos al refugio para reservar ¡desde el coche, ya de viaje!

Llegamos al Balneario de Panticosa, aparcamos junto a la Casa de Piedra y sobre las 18:45h empezamos a caminar.

© aunpasodelacima© aunpasodelacima
© aunpasodelacima
 

El típico recorrido hasta el Refugio de los Ibones de Bachimaña pasa rápido, en plena Cuesta del Fraile se nos echa la noche y cuando llegamos arriba nos extraña no ver ninguna luz en la zona del refugio, no estaría de más colocar la típica lucecita roja para tener una referencia de su localización.

Llegamos tarde a la cena pero, al llamar para reservar ya lo habíamos avisado que iríamos justos. Nos cambiamos de ropa y bajamos al comedor. La atención y la cena, fantástica; pasta de primero, pollo de segundo y yogur de postre, un estupendo pan e incluso una jarra de vino, vamos: un diez.

Vamos a la habitación (Xuans), la irregular meteo ha debido hacer que no suba mucha gente, el refugio está a medio gas, en nuestra habitación hay 10 literas y solo estamos 3.

Amanece con una densa niebla, ¡nada, no ha habido suerte! En teoría debería haber llovido por la noche y amanecer cubierto, hasta despejarse los cielos entre las 12 y las 14 horas.

Al bajar a desayunar, vemos que poco a poco despeja, y el cielo se queda completamente limpio de nubes, ¡caramba!

El desayuno, de nuevo, estupendo: cruasans, pan para tostar, zumos, café, mantequilla, mermelada. No, ¡si saldremos rodando!

Terminamos de prepararnos, pagamos la cuenta y salimos hacia el Neveras. Vuelve la niebla, de camino a la presa no se ve nada de nada.

La niebla vuelve a hacer acto de presencia.
© aunpasodelacimaLa niebla vuelve a hacer acto de presencia. © aunpasodelacima
La niebla vuelve a hacer acto de presencia. © aunpasodelacima
 

Para sortear los ibones de Bachimaña, no vamos a bajar a retomar la GR11, sino que vamos a ir por la otra orilla, por el Paso Malo (ahora protegido con un cable de vida). Poco a poco la niebla se va despejando, dándonos momentos bastante fotogénicos.

Llegamos a la zona del Refugio Libre de Bachimaña Alto, hacemos un pequeño alto y encaramos la corta subida al Ibón Bajo de Bramatuero, no nos molestamos en cruzar el torrente y, vamos siguiendo los hitos que nos llevan rápidamente bajo la presa del embalse.

Ahora nos toca un largo contorneo del ibón por el cómodo sendero que se realizó para la construcción de las presas. Al llegar al final de este, pasamos junto a otro pequeño ibón, pasado este nos toca vadear el torrente, baja mucha agua, así que nos toca descalzarnos para pasar a la otra orilla.

Ahora, el sinuoso sendero gana altura en amplias zetas, hasta llegar a la presa del Ibón Alto de Bramatuero. De nuevo tenemos que contornear este largo ibón, desde la presa, debemos remontar una cincuentena de metros que luego iremos perdiendo progresivamente hasta llegar de nuevo a la orilla a mitad del embalse. Terminamos el ibón, y paramos a almorzar, estamos en el punto en que a la bajada del pico, deberemos decidir si desandamos toda la ruta, o hacemos por pasar a la zona de Batanes, para bajar directos al Balneario.

Retomamos la marcha, subimos por pedregal hacia el collado de Letrero, un pequeño ibón nos avisa de que ya estamos en la zona del collado. Nos asomamos para ver la vertiente del río Ara.

Retrocedemos unos metros, y ya sobre el pequeño ibón, comenzamos a ascender por una amplia canal pedregosa. Se sube bien pero, no sin resultar costoso. Los numerosos hitos que nos han llevado sin dificultad hasta el collado de Letrero desaparecen por casi por completo.

En el momento que el granito da paso a un material esquistoso y roto, el ascenso se vuelve más dificultoso. No hay paso bueno, dos pasos para arriba, uno para abajo. Poco a poco llegamos a la arista y ya por ella, caminando, alcanzamos la cima.

Las vistas, ¡qué decir, espectaculares! Casi parece que podamos tocar el Vignemale.

Fotos de rigor y rápido para abajo, han aparecido un montón de feas nubes sobre la zona de Batanes. Ya tenemos decidido que volveremos por allí, tener que desandar el largo camino de los ibones de Bramatuero y luego los de Bachimaña se nos antoja demasiado largo.

La bajada, directa desde la cima, por unas trazas de sendero sobre la pedriza, se hace bastante bien y rápida.

Regresamos al punto donde desviarnos y vamos directos hacia arriba, a remontar la zona de Batanes, sin sendero, sin mojones para orientarnos, seguimos en paralelo al torrente junto al que hemos parado a almorzar y que nos ha servido para rellenar las cantimploras. El terreno se deja caminar, tan solo hemos de poner las manos en un pequeño resalte, pero no vemos ni un solo hito en todo el tramo.

Poco a poco vamos pasando bajo el Pico Serrato que subimos el año pasado por estas mismas fechas (click para ver la actividad), hasta dejarlo atrás y alcanzar el collado de Xuans.

Para bajar al Balneario, seguiremos la ruta de los ibones de Lavaza y Serrato, es un terreno duro, de grandes piedras y a ratos difícil de seguir, a la altura del ibón de Serrato, nos despistamos y en lugar de contornearlo por su izquierda, lo pasamos por su derecha (hidrográfica) así que terminamos bajando por una impenitente pedrera, mucho más dura que el mal sendero que sube por la otra zona. Al final alcanzamos la tubería, la seguimos unos metros y llegamos por fin al desvío del sendero.

La bajada, rápida, la hacemos picando los arándanos que salpican la totalidad del camino.

Pasamos por el desvío de Brazato y seguimos a lo nuestro. Al alcanzar el desvío del mirador de la Cascada del Pino, lo tomamos para así terminar la ruta en el Refugio de Casa de Piedra y evitarnos atravesar el Balneario de vuelta al coche.

Galería de fotos

Subiendo al refugio de los Ibones de Bachimaña.
© aunpasodelacima
Subiendo al refugio de los Ibones de Bachimaña. © aunpasodelacima
Continuamos la marcha.
© aunpasodelacima
Continuamos la marcha. © aunpasodelacima
© aunpasodelacima
© aunpasodelacima
 
Poco a poco, la noche se apodera de la marcha.
© aunpasodelacima
Poco a poco, la noche se apodera de la marcha. © aunpasodelacima
La luna está casi llena.
© aunpasodelacima
La luna está casi llena. © aunpasodelacima
La niebla se retira.
© aunpasodelacima
La niebla se retira. © aunpasodelacima
 
La niebla vuelve a hacer acto de presencia.
© aunpasodelacima
La niebla vuelve a hacer acto de presencia. © aunpasodelacima
Al otro lado de la presa.
© aunpasodelacima
Al otro lado de la presa. © aunpasodelacima
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Deja un comentario


wpDiscuz